Domingo Abril 30, 2017

Delirante Realidad

DESPUÉS DE LA BORRACHERA LA CRUDA

EL REGLAMENTO DE TRANSITO CON FALLAS Y ABSURDOS

Uffffff

Terminó la borrachera de fin de año. Los festejos quedaron atrás y ahora los mexicanos, en lo general,  y los capitalinos en lo particular tendrán que soportar la terrible cruda de la cuesta de enero, el incremento en algunos trámites (licencias, pasaportes, verificación) pero sobre todo la bribonada que representa el Nuevo reglamento de Tránsito lanzado por mancerita.

Reglamento que si bien, en algunos aspectos puede resultar bueno, en muchos otros servirá como herramienta de corrupción para los mil 400 elementos de tránsito con capacidad para levantar infracciones.  CLARO TAMBIÉN PARA ACUMULAR RECURSOS, LOS CUALES SERÍA BUENO ATENDIERAN  LAS NECESIDADES DE LA CIUDAD Y NO LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL DEL REGENTE.

Dicho reglamento parece bueno para ciudades de primer mundo, en donde previo a ello se educa y donde los recursos que entran a las arcas gubernamentales, por concepto de las sanciones,  se destinan al mejoramiento de las vialidades, señalamientos, capacitación de los agentes encargados de hacerlo cumplir. EN EL DF NO SE VEN LOS BENEFICIOS DE LOS RECURSOS QUE INGRESAN POR CONCEPTO DE IMPUESTOS Y/O SANCIONES.

En la ciudad de México este reglamento parece una burla. O una trampa de Mancerita para agrandar su cochinito en su obsesión por la grande.

Seguro usted se ha dado cuenta que existen esquinas, vías primarias y secundarias,  en donde al no existir las llamadas cebras peatonales cualquiera de estos agentes autorizados podrá  argüir que uno  está sobre dicha líneas y sin más levantar una infracción. O BIEN PAL CHESCO JEFE

Lo mismo sucede en la mayoría de las vialidades “primarias” como les llama pomposamente Mancerita. Cierto, existen señalamientos advirtiendo del radar que mide la velocidad, únicamente la advertencia. LINEAS MAL PINTADAS, ES MAS BORRADAS TOTALMENTE.

Así podemos ver la lateral del viaducto que bien a bien no se sabe si es primaria o secundaria, si la velocidad es de 40, 50 u 80 kilómetros por hora. ES CLARO QUE EL “JEFE” DE GOBIERNO SIN PREOCUPACIÓN,  PUES VIAJA EN HELICÓPTERO O SUS MOTOCICLISTAS LE ABREN CAMINO.

El ciudadano SI TIENE  que cuidarse de la sanción, pero más allá de aquella que se justifique  de la extorsión.

Otro de los lineamientos del citado Reglamento es aquel que impone una multa por utilizar el celular mientras conduce, medida atinada por supuesto, para evitar distraer la vista del camino, pero como evitar la vista por ir vigilando el velocímetro para evitar la violar la velocidad permitida por el citado reglamento. COSAS ABSURDAS O NO CONSDERADAS POR EL ATINADO MANCERITA.

Ahora bien,  si como dice el gobernante de marras, el reglamento es para protección de todos, sería bueno que el Jefe de Gobierno explicara el mal estado de las calles y avenidas. ESO TAMBIEN PONE EN RIESGO A PEATONES Y CONDUCTORES. SERÁ ACASO QUE POR DONDE CIRCULA MANCERITA NO HAY SENDAS ZANJAS Y BACHES PROVOCADOS POR LA MALA PAVIMENTACIÓN DE LACIUDAD

Finalmente el doctor mancera debería transparentar hacia dónde van los recursos por las foto multas y el resto de sanciones que se establecen en el reglamento de lo contrario, pues la ciudanía se encuentra molesta por tanta OCURRENCIA del funcionario, muchas de las cuales tiene que echar para atrás por estar mal elaboradas y no dar los resultados que promete. UNA MANCHA MÁS AL TIGRE. MANCERITA DECIDE SÓLO, IGNORÓ A LA  CIUDADANÍA.

Y hasta la próxima, otro día hablaremos del destino de todas esas concesiones que el gobierno ha dado a particulares no solo a la empresa de las foto multas, sino alas que fabrican las estructuras de las bases de bicis del gobierno, los topes que separan el carril del metrobus, la concesión a comerciantes en los espacios de bajo de los puentes.

También hablaremos de los puntos de indigencia que existen en el DF, que no son atendidos y que no solo desgarran el corazón, sino atormentan la imagen de la ciudad.

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar